fbpx

Coronavirus, autismo y cuarentena: cómo hacer para que el encierro no agrave los trastornos

Las personas que padecen TEA no están exceptuadas para salir a la calle. Cómo cambió la vida de quienes dependen de las rutinas.

Teo tiene 16 años, mide un metro noventa y padece un trastorno de espectro autista. Acostumbrado a una rutina con diversas actividades físicas y al aire libre, el aislamiento obligado por la cuarentana generó un cortocircuito en el engranaje de la familia de Karina Salem y Martín Vidal, su mamá y su papá.
“Estamos enloquecidos porque esto nos cambió la vida radicalmente. ¿Cómo hacemos para contener a nuestro hijo adentro de un departamento? Teo iba hasta la semana pasada, todas las mañanas, a un centro educativo terapéutico y toda las tardes a otro espacio recreativo al aire libre, con huertas, viveros, el río ahí nomás porque es un centro en Vicente López, entre otras actividades lúdicas”.
“¿Cómo explicarle a un chico con autismo que, de un momento para otro, todas esas actividades desaparecieron?”, se pregunta Karina. “Mi hijo no chatea con amigos, no juega a la Play, no se encierra en su habitación como todo adolescente, obviamente está a años luz de eso, y ahora padece, de manera incrementada, conductas disruptivas, tiene muchísimas obsesiones, también comportamientos heteroagresivos en este tipo de circunstancias por miedo, por angustia, por no tener la seguridad de lo que venía haciendo hasta aquí”.
Teo requiere atención las 24 horas y Karina y Martín -quien dejó de trabajar para dedicarse exclusivamente a su hijo- lo dan todo por ese joven que se levanta a las cuatro y media de la mañana y hasta la noche mantiene el pie en el acelerador.
“Los días son interminables, Teo es un chico que tiene un tipo de autismo verbal, habla hasta por los codos de temas que se le fijan en su cabeza, como por ejemplo las maquinarias de construcción y las maquinarias de cemento, por los que siente una fascinación exacerbada”, describe Karina, que puntualiza que su hijo, que está medicado, asiste a un psiquiatra desde hace muchos años.
¿Qué recomendaciones se le pueden dar a una familia que tiene un integrante con autismo? “Los que padecen este trastorno están más expuestos a sufrir situaciones de estrés y angustia”, enfatiza Sebastián Cukier, psiquiatra infanto juvenil, que se desempeña en la ONG Panaacea. “Carecer de las rutinas que tenían hasta aquí les producen ansiedad, enojo, pueden agredir y autoagredirse”.
Cukier sostiene que “las personas con TEA tienen inflexibilidad de pensamiento y de comportamiento. Necesitan saber qué va a pasar y cómo va a pasar, que las cosas sean siempre igual. Y con este confinamiento obligatorio, el cambio ha sido abrupto y les cuesta adaptarse a la nueva vida”.
Lo que puntualiza el profesional es que los padres, o los responsables de la persona con TEA, intenten explicar de la manera más simple qué es lo que está sucediendo. Y que recurran a internet para hacerlo más fácil, ya que se puede hacer con apoyos o cronogramas visuales. Recomiendo ‘Arasaac’, un portal que ofrece recursos gráficos y materiales adaptados, para facilitar la comunicación y la accesibilidad cognitiva”.

Teo mide 1.90 y hasta hace unos días tenía actividades físicas y lúdicas que conformaban su necesaria rutina. “Estamos haciendo todo lo posible para que no sufra los cambios más de la cuenta”, dice Karina, su mamá.
Los primeros días de la cuarentena decretada por el presidente Alberto Fernández, desde el viernes 20 de marzo, permitían algunas excepciones para circular, entre las que estaban contempladas las personas con trastorno de autismo.
“En caso de fuerza mayor, se recomienda habilitar a las personas con discapacidad mental, cognitiva y psicosocial, que tengan alteraciones conductuales, disruptivas trastornos emocionales, personas con tratamiento de psicomotricidad, entre otras, a circular por las vías de uso público cercana a su residencia por un máximo de dos horas, siempre y cuando se respeten las medidas necesarias para evitar el contagio”, fue parte de una circular emitida por Andis, la Agencia Nacional de Discapacidad.
Cuenta Karina que el viernes y el sábado pudieron ir a un parque, sobre la avenida Figueroa Alcorta, “donde no habia un alma”, pero cuando volvió el domingo, patrulleros y motocicletas irrumpieron en ese ambiente bucólico ejerciendo un exceso de autoridad y de malos modos “que detonaron en el comportamiento de Teo, generando temor, angustia y gritos. La verdad es que los policías advirtieron que mi hijo tiene problemas, pero no les importó, sólo querían que nos fuéramos sin importar el modo y lo que estaban causando”.

Teo y el aire libre. Para el adolescente e 16 años salir aunque sea un par de hora por día es imprescindible para atenuar sus obsesiones y ansiedades. Karina, su madre, siempre al pie del cañón.
Al día siguiente que se emitió el permiso para circular con excepciones, Andis rectificó la notificación y la anuló. “El Presidente Fernández tiene pendiente en su agenda este tema, pero hasta el 31 de marzo decidió que solo el aislamiento obligatorio es la unica medida, porque si la PCD (persona con discapacidad) y su acompañante se contagian, la PCD debería aislarse y en ese caso la situación sería mas compleja”, señalan Facundo Raggio, director de Prensa y Comunicación de la Agencia Nacional de Discapacidad.
El médico psiquiatra subraya en la necesidad de explicarle a las personas con TEA “cómo va a ser el día, describiendo cada una de las actividades desde la noche anterior y repasarlas a la mañana, puntualizando en que, primero, se va a desayunar, luego se verá alguna escena musical en internet, después se realizá actividad física, más tarde se verán pinturas o figuras en páginas web de museos reconocidos , luego se pueden buscar recetas de cocina o practicar manualidades”.
Cukier, que en los últmos días recibió decenas de llamados por casos similares a los de Teo, cree que “la organización es el mejor antídoto para sortear la cuarentena”, además de remarcar que “es clave que mantenga contacto con parientes que suele ver, pero ahora no se puede, utilizando el skype, intercambiar charlas con amigos del club o de alguna centro recreativo y, por supuesto, no dejar de consultar al terapeuta o psiquiatra”, enumera el especialista, que agrega que “es fundamental la tranquilidad y paciencia de los responsables, porque los que padecen TEA lo captan todo”.
Asiente Karina, que junto a Martín, tienen una manera de decir y un tono de voz “milimetrados, típico de animador infantil, porque Teo es un chico que tiene cero tolerancia a la frustración mínima e imperceptible, por lo que tenemos asimilado un trabajo que requiere la precisión de un cirujano”.
“De acero inoxidable somos”, grafica Karina en referencia a la sólida pareja que construyó con Martín: “Sí, absolutamente, somos un equipo. Nos salva Teo, nos salva el amor inconmensurable que sentimos por Teo y como equipo sólo pensamos en sacar adelante a Teo de la mejor manera posible. Por ahora el combo amor, paciencia, dedicación y fortaleza, no falla”.
GS

Fecha de Publicación: 3/25/2020
Fuente: https://www.clarin.com/sociedad/coronavirus-autismo-cuarentena-hacer-encierro-agrave-trastornos_0_36Dcbl5oC.html
Scroll to Top